Actuación negligente que provoca un daño. Sentirse responsable o arrepentido ante la percepción de una ofensa real o imaginaria. Puede formar parte de la reacción de aflicción.