Hace referencia a los gastos de reposición necesarios, para restablecer la continuidad y coherencia estética que tenían los bienes asegurados antes del siniestro.