Límite mínimo expresamente pactado en la Póliza, por la que el Asegurador no está obligado a pagar indemnización. Puede tener un valor fijo o un porcentual.