Engaño, malicia o acto de mala fe, cuya intención es causar perjuicio a tercero o a la colectividad, en acto, donde se evidencia la intención de la persona de sustraerse a los deberes de obligación o legales. Medio por el cual se consigue alcanzar un resultado ilegítimo. Conceptualmente, el fraude es la causa de efecto contrario a la sustentación del contrato de seguro. La mala fe corresponde a la base del acto de defraudar. En el artificio engañoso, se encuentra la intención de obtener ventaja ilícita o producir perjuicio económico a un tercero.