Suele considerarse como tal, la ceguera o parálisis completa, pérdida o inutilización de los brazos, piernas, pies, pérdida simultánea de un miembro superior y otro inferior o la enajenación mental incurable.