Termino que hace referencia a las joyas, alhajas, abrigos de pieles, colecciones u otros objetos con un valor individual superior a cierta cantidad, que deben ser declarados de forma específica en la Póliza.