Si en el momento de ocurrencia del siniestro se constata que existían unas condiciones de agravamiento del Riesgo que pudieran suponer una modificación de la Prima establecida respecto a las condiciones declaradas por el Tomador en la póliza, el asegurador podrá reclamar al Asegurado la parte proporcional que corresponda e indemnizar en la misma proporción que cubre el interés asegurado. Dicha proporción se denomina Regla de Equidad.