Acto por el que se deja sin efecto un contrato de seguro.