Se produce cuando el asegurado celebra varios contratos de seguro que cubran el mismo interés. Es obligatorio que el asegurado informe del hecho a las aseguradoras. En cualquier caso, la indemnización total tendrá como límite el valor del bien siniestrado.