Evento de ocurrencia accidental súbita e imprevista, cuyas consecuencias económicas dañosas están cubiertas por las garantías de la póliza contratada. Se considerará como un solo y único siniestro todos los daños que provengan de una misma causa. La fecha del siniestro será la del momento en que se produjo el primero de los daños. También puede definirse como manifestación concreta del Riesgo Asegurado que produce unos daños garantizados en la Póliza hasta determinada cuantía.