Se origina cuando el tomador atribuye en la Póliza al objeto asegurado un valor superior al que realmente tiene. En caso de siniestro el Asegurador indemnizará el daño efectivamente causado.