Valor de un Bien en un momento determinado, una vez aplicada la depreciación que corresponda sobre el Valor de Nuevo del mismo, en función de la antigüedad, estado de conservación y mantenimiento, grado de obsolescencia, etc.