Defecto interno de un objeto, no distinguible a primera vista, del que el asegurador no se hace responsable, puesto que preexiste al siniestro.