Siniestros de daños electrónicos

Daños Eléctricos

La Garantía de Daños Eléctricos o Fenómenos Eléctricos, suele cubrir, … los daños como consecuencia directa de suministros eléctricos anormales (sobretensión, infratensión o transitorios de carácter lesivo), inducción del rayo o cortocircuito (en algunas pólizas, también sobrecalentamiento).

Algunas reflexiones a considerar respecto a los cortocircuitos:

La “muerte” de un circuito, receptor o componente eléctrico-electrónico, casi siempre está ligada a uno o varios cortocircuitos.

Cabe considerar, que la vida transcurrida (vida útil) de un equipo, antes de sufrir una avería (salvo existencia de un fenómeno anormal lesivo), pueden ser cualquiera, es una cuestión de estricto azar, con total independencia del fabricante (marca más o menos prestigiosa) y de su supuesta calidad o fiabilidad.

Teniendo en cuanta todo lo anterior, un equipo que se daña cuando se va a encender, o cuando se reconecta tras un corte en el suministro eléctrico, probablemente, ha tenido una “muerte natural”, es decir, se ha dañado como consecuencia del desgaste por un uso normal (fin de su vida útil), y no a causa de la interrupción en el suministro eléctrico, por más que exista, coincidencia temporal entre ambos eventos. Los cortocircuitos que se originen, tendrán una causa “interna” y no externa, y los daños podrán tener cobertura según las circunstancias y las garantías contratadas en póliza.

También debe considerarse que, en la mayoría de los casos, la avería súbita (no por desgaste progresivo) de un componente, circuito o máquina, se produce en el momento de inicio o arranque (régimen transitorio), y casi nunca, cuando está funcionando o en marcha (régimen permanente). Esto se debe, a que, durante el arranque, siempre existe un sobreesfuerzo inicial (hay que superar la fuerza de rozamiento, inercias electro-mecánicas, inductivas, etc.), y es en dicho momento de sobreesfuerzo, cuando se dañan los receptores eléctricos-electrónicos. Por ejemplo, y salvo la aparición súbita de una sobretensión en la red eléctrica, las lámparas, prácticamente nunca se funden estando encendidas, sino que se funden al intentar encenderlas, o un Tv no deja de funcionar cuando se está viendo, sino cuando se activa el encendido. Por último, cualquier instalación eléctrica, cuenta con numerosos equipos, que aun no estando en uso activo, permanecen conectados a la red eléctrica en modo Bypass (a la espera de su activación mediante un control remoto o pulsador).

Un caso distinto será, si tras la restauración del suministro eléctrico existen daños en simultaneidad, es decir, que, a causa del mismo origen, se causan varios daños de tipo eléctrico en diferentes bienes conectados a una misma red eléctrica. En este caso, existe una causa común, relacionada con un suministro eléctrico anormal, y si se justifica debidamente, podría reclamarse al causante que corresponda (generalmente, una Distribuidora Eléctrica).

Dado que, con una frecuencia indeseable, se producen fluctuaciones, cortes y reconexiones en el suministro eléctrico, para mejor comprensión del grado de lesividad que dichas circunstancias pueden llevar aparejadas, puede proponerse una cierta similitud con los posibles efectos destructivos del viento. Si en presencia de viento, se daña un único toldo en un entorno con numerosos toldos instalados en viviendas próximas entre sí, cabe entender, que dicho toldo, se ha dañado más, por llegar al fin de su vida útil, que, por los efectos lesivos del viento, sin embargo, la existencia de diferentes toldos dañados en simultaneidad, con daños de una tipología semejante, si parecen determinar una misma causa común, en este caso, el efecto lesivo del viento.

Fernando Marino Barrenola
Ingeniero Técnico Industrial (UPC-ICAI Electrónica Industrial).
Perito de Seguros IRD, APCAS Nº 8091
Formador del CEAPS (Centro de Estudios de APCAS)